La Hipnosis de Milton Erickson

Cuando se habla de hipnosis generalmente se piensa en pérdida de la conciencia, en una persona que controla y da órdenes a otra que irremisiblemente la obedece. Se piensa también en algo que opera mágicamente y que puede llevar a desaparecer síntomas y conductas que no ceden a la voluntad.
Si bien es cierto que en un estado de trance profundo se pierde la conciencia (la persona se duerme), no es verdad que el hipnotizador tenga absolutamente el control de la persona hipnotizada. Freud dejó de utilizar la hipnosis como método terapéutico porque algunas veces sus pacientes se negaban a recordar lo que él les ordenaba recordar.

Podemos definir la hipnosis como un método para inducir un estado, el trance, en que las facultades mentales críticas están temporal y parcialmente suspendidas y la persona utiliza principalmente su imaginación y el proceso primario. Se trata de inducir un ensueño dirigido, de facilitar a la otra persona estar en contacto con su propio interior.

El trance es un estado natural al que accedemos espontáneamente. Un trance ligero es un ensueño dirigido; el sueño es un trance profundo.
Antes, en la hipnosis clásica, el énfasis estaba en la sugestión directa. Ahora, en la “nueva hipnosis”, como la llama Daniel Aráoz, o en la hipnosis ericksoniana, el énfasis se pone en el manejo de la fantasía.

Esta nueva hipnosis tiene sus antecedentes en los años 30’en Francia, con los desarrollos de la Escuela de Nancy, que se separa de las líneas de trabajo de La Salpetrière y propone:
1. El cambio no se produce por el deseo ni la voluntad sino por la imaginación.
2. Las heterosugestiones sólo operan cuando encuentran un eco interno en la persona que recibe la sugestión y pueden así ser autosugestiones.
3. La autosugestión opera a un nivel no consciente.

Milton Erickson, psiquiatra americano, con base en estas mismas ideas, instrumentó y desarrolló técnicas hipnóticas en forma casi milagrosa. Hoy en día, sus discípulos continúan descifrando y poniendo en palabras lo que él hacía.

Como ya señaló anteriormente, la base de las técnicas hipnóticas son la imaginación y la sugestión. En cuanto a la sugestión, se utilizan las mismas palabras del paciente y términos ambiguos a fin de que en cada persona cobren su propio sentido de acuerdo a su problemática individual, a sus deseos, a sus necesidades; o se utilizan metáforas a las que cada persona puede dar su propio contenido.

El trabajo con este tipo de hipnosis consiste en propiciar un ensueño dirigido a través del cual se puede explorar material reprimido sin analizar las defensas, entrar en contacto con fantasías inconscientes (vínculos y objetos internos) para modificarlas y desencadenar procesos. Se construye así una nueva “realidad” interna que produce cambios “reales” en la persona.

Las técnicas hipnóticas han tenido una difusión cada vez mayor sobre todo en los Estados Unidos, desgraciadamente algunas veces como técnicas aisladas de un cuerpo teórico sólido. Sin embargo, considero que su fundamentación teórica puede encontrarse en el concepto de Inconsciente desarrollado en la Teoría Psicoanalítica, los estudios realizados sobre las diferencias del funcionamiento de los hemisferios cerebrales y el Constructivismo, epistemología desarrollada por los doctores Von Foerster, Von Glasersfeld, Watzlawick y Varela, entre otros.

El Psicoanálisis nos habla del Inconsciente como aquella entidad constituida por energía psíquica, que contiene las huellas mnémicas de todo lo vivido (recuerdos que son imágenes y afectos); que está integrado por objetos internos, fantasías inconscientes, que son producto de la interacción con el afuera, donde se dan continuamente procesos de reestructuración, muchos de los cuales están orientados a “proteger” a la persona de revivir experiencias dolorosas. En este tipo de hipnosis, como en la Teoría Psicoanalítica, se considera que el síntoma tiene “un propósito valioso”, es el compromiso entre la pulsión y la defensa y por lo tanto se lo respeta. Es decir, para esta Nueva Hipnosis el Inconsciente no es sólo bote de la basura donde está reprimido lo feo, lo malo, lo doloroso, sino que fundamentalmente es energía, recursos, capacidades, protección, contiene lindos recuerdos que son útiles.

Durante el proceso hipnótico, apelamos a la fuerza de la mente inconsciente, utilizamos las huellas de los recuerdos placenteros; dando por hecho que siempre los hay, se modifican los objetos internos, las fantasías inconscientes; se desencadenan y se reorientan procesos.
Todo esto, siguiendo el camino del inconsciente, que es el principio del placer. Y así, el tratamiento terapéutico con este tipo de hipnosis no es un camino fundamentalmente árido y doloroso sino que tiende a ser fluido y placentero. Y de acuerdo a las investigaciones realizadas sobre la diferencia de funcionamiento de los hemisferios cerebrales, el camino del Inconsciente es el del hemisferio derecho.

Paul Watzlawick señala cómo las funciones de este hemisferio: simbolización, condensación, lenguaje analógico, visión de totalidad, de síntesis, representación del todo por las partes, registro y percepción de sensaciones y de afectos, coinciden con las que el Psicoanálisis atribuye al Inconsciente, mientras que el hemisferio izquierdo tiene a su cargo el razonamiento lógico, el lenguaje verbal y el matemático, y la función del análisis que corresponderían al pensamiento consciente.

Nuestra cultura tiende a sobrevalorar las funciones del hemisferio izquierdo, el hemisferio de la lógica y la razón, y a devaluar las del derecho, el hemisferio de la sensibilidad, la imaginación y la sensación. En hipnosis actuamos al revés. Trabajamos con el derecho, buscando desarrollar sus potencialidades y bloquear parcialmente el izquierdo.

Por último, la epistemología constructivista propone que sea cual fuere la REALIDAD, nosotros nunca podemos conocerla tal cual es. A través de nuestros sentidos y de la interacción con ella construimos nuestro mundo, casi siempre sin darnos cuenta. El constructivismo radical incluso afirma que la REALIDAD no existe sino que la construimos. Construimos nuestra realidad interna. Y es esta realidad interna la que determina nuestras conductas, nuestros afectos, nuestra actitud frente al mundo. Por lo tanto, si cambiamos nuestra realidad interna cambiarán nuestras conductas, nuestros afectos, y eso es lo que hacemos a través de la hipnosis.

La hipnosis es una herramienta muy poderosa ya que opera con los recursos del hemisferio derecho, que en nuestra cultura generalmente están subutilizados; constituye una interesante alternativa técnica cuando otras alternativas han mostrado ser ineficientes y es especialmente valiosa cuando los patrones recursivos a través de los cuales opera la tendencia al no cambio son fundamentalmente verbales y lógicos, es decir, corresponden al funcionamiento del hemisferio izquierdo.
Las técnicas hipnóticas, como cualquier tipo de técnicas, tienen que ubicarse dentro de un contexto terapéutico, en este caso de terapia familiar sistémica, que las encuadra y les da significado.

IDSH Mª Teresa
Puedes seguir leyendo el articulo completo aqui. (Teresa Robles de Fabre)
Este artículo fue publicado en Perspectivas Sistémicas N° 23año 5, septiembre/octubre 1992
*imagen
Anuncios

Escrito por

Trabajo personalizado, adaptado no solo a la persona, sino también a la situación, al problema y al momento concreto. Los tratamientos se realizan a través de un enfoque multidisciplinar contando con las terapias más avanzadas de la Psicología Transpersonal y Humanista, e incorporando metodologías y prácticas que conjugan un profundo respeto y reconocimiento a la persona, la consciencia de las interrelaciones universales y una eleveda eficacia en la resolución de los problemas personales y de relación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s