Descodificación Biológica: Los 4 criterios

Todos nos vemos afectados por choques, eventos y dificultades en nuestras vidas. Pero para alterar nuestra propia biología (células), la situación debe cumplir unos criterios específicos. Una persona puede pasar por varias experiencias dramáticas y sin embargo, mantenerse seguro y bien. Mientras que otra persona puede experimentar una dificultad menor y desarrollar rigidez extrema en el cuello, un quiste ovárico o algo diferente. La pregunta es: ¿Por qué una persona desarrolla cierto síntoma y no la otra? Esto puede explicarse porque el evento que experimentó cumple 4 criterios precisos.

Primer criterio: El evento debe ser dramático. Si se trata de un choque leve, que no pueda considerarse de naturaleza biológica no hay ningún punto en la búsqueda de una solución. Se tiene que tener en cuenta que lo que puede parecer menor, emocionalmente hablando, en una determinada persona, puede sentirse como algo agudo y extremo para otra.

Segundo criterio: Viene de manera inesperada: este es un evento que nos llega con la guardia bajada, por sorpresa y sin esperarlo o estar listos.

Tercer criterio: Es una experiencia vivida de manera aislada. Por alguna razón no hablamos de esta situación, no mostramos nuestros sentimientos – ya sea porque no queremos o porque no tenemos la oportunidad.

Cuarto criterio: Hay una solución duradera y satisfactoria. Como consecuencia del conflicto éste será enterrado en el inconsciente biológico.

Para un síntoma en forma de desarrollo, estos cuatro criterios tienen que estar presentes. A menudo hay que insistir en el tercero, que es el aislamiento. Por ejemplo, todo el mundo es consciente de que el Sr. Martín fue despedido y el hijo de la señora Smith es autista. Todos sabemos sobre el evento externo, ¿pero en el momento del diagnóstico o del despido, qué sucedió exactamente en el interior de la persona? ¿Qué significado tiene para ellos ese evento? La percepción interna del evento depende de nuestra propia historia personal y familiar, así como de nuestras necesidades, nuestros valores y creencias.
Me han despedido: esto es un hecho, no un sentimiento. La emoción asociada puede ser auto-de-valuación: mi vida no vale la pena, no vale le pena vivir; no soy bueno en nada. ¿Qué es lo que nos diferencia y hace mover hacia adelante entonces? Por un lado, nuestros valores y por otro lado también nuestro esqueleto, nuestros huesos. Si tenemos en cuenta que no somos buenos en algo, una descalcificación puede salir de inmediato.  Aquí hay algunos ejemplos de auto-devaluación:
– Un trabajador o un marido, puede afectar al hombro derecho. El hombro derecho en una persona diestra está relacionado con la vida social.
– Como padre, afectará el hombro izquierdo.
– En un nivel emocional, afectará a los nervios.
– En el plano estético, será en el esternón.
Cada hueso está asociafo a una sensación específica que no ha sido expresada, oída o compartida. Lo que no se expresa queda comprimido dentro del cuerpo. El otro ejemplo, una mujer con un hijo autista. Ella es incapaz de superar la sensación de que su hijo está en peligro, ella quiere darle una parte de sí misma a su hijo. Ella no tiene la solución para arreglar la situación, ya que no se puede poner en el lugar de su hijo autista. De alguna manera, ella no expresa sus sentimientos. Los cuatro criterios están siempre presentes: primero, el conflicto se envía al cerebro y desde el cerebro llega hasta el sistema biológico (cuerpo) – el cerebro es la interfaz entre el mundo de la emoción y el cuerpo. El conflicto biológico-choque provoca la aparición de un foco de actividad (Hamer) en el cerebro. Tan pronto como aparece, el órgano controlado por este centro específica del cerebro sufre un cambio funcional. En nuestro ejemplo, los pechos de la mujer producirán inmediatamente la leche para el niño. Dado que esta mujer no puede encontrar ninguna solución práctica fuera de ella, se activará el programa biológico más adecuado de supervivencia dentro de su propio cuerpo, que es la mejor solución biológica de adaptación.

IDSH Mª Teresa

*fuente
**imagen, 2, 3

Escrito por

Trabajo personalizado, adaptado no solo a la persona, sino también a la situación, al problema y al momento concreto. Los tratamientos se realizan a través de un enfoque multidisciplinar contando con las terapias más avanzadas de la Psicología Transpersonal y Humanista, e incorporando metodologías y prácticas que conjugan un profundo respeto y reconocimiento a la persona, la consciencia de las interrelaciones universales y una eleveda eficacia en la resolución de los problemas personales y de relación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s