¿Sabes quererte a ti mism@?

Posiblemente la relación mas desafiante y posiblemente más difícil y al mismo tiempo significativa sea la relación que establecemos con nosotros mismos. Os proponemos leer este post para ver qué tipo de relación y perspectiva tenéis cuando pensáis en vosotros mismos. Os mostraremos cinco signos que os mostrarán una relación sana, así como consejos para mejorar las áreas donde haya carencia de amor propio.

Uso de redes sociales para compartir, no para comparar

La diferencia es la siguiente: cuando estás en un buen lugar contigo mismo, estás compartiendo para poder conectar con otros. Cuando estás en un lugar no tan bueno, usas estos medios de comunicación social para buscar la aceptación de otros, al igual que buscas poder compararte con los demás de maneras que no son saludables.

Consejo de amor propio: Antes de publicar algo, evalúa el motivo. Si es un momento que desea compartir y recordar, comparte ese momento. Si estás publicando para que tu ex-pareja se sienta mal por dejarte, o porque no te sientes bien hoy y quieres un montón de amigos para comentar lo contrario en tu foto, no lo hagas. Tómate tu tiempo y haz algo diferente, mírate un episodio de tu serie favorita, o sal a pasear y tomar el aire.

Te pones primero en todo

Una de las verdades más duras de la vida es que, en última instancia, nadie puede cuidar de ti mejor que tu mismo. La gente puede quererte, la gente puede ayudarte, pero ninguna otra persona sabe lo que necesitas, lo que estás experimentando o lo que quieres. Con esto en mente, nos gustaría animarle a que te metas en la cabeza que tú siempre vas a estar primero! Esto no significa optar por ver Netflix en lugar de visitar a un ser querido en el hospital, pero sí significa que si tienes un ser querido en el hospital, tienes que saber cómo encontrar el equilibrio entre el apoyo y el cuidado de esta persona y el suyo personal al mismo tiempo.

Consejo de amor propio: Mira a todas tus relaciones y pon fin en las que estés sacrificando tu salud o felicidad en un intento de asegurar la salud o la felicidad de la otra persona. Una vez que hayas identificado estas relaciones problemáticas, haz una lista con las maneras en las cuales puedes establecer mejores límites.

Te encargas de tus propias finanzas

La seguridad y la abundancia son formas de auto-cuidado y un signo de amor propio. ¿Sientes que mereces tener abundancia? Si no,  explora cual es la causa de esta falta en tu vida. Piensa en un ejemplo:  Si tuvieras hijos bajo tu cuidado, querría que tuvieran todo lo que necesitan y se sientan seguros monetariamente, ¿no? Deberías sentir lo mismo hacia ti mismo.

Consejo de amor propio: Imagínate que la situación financiera de un ser querido es igual que la tuya, ¿qué consejo le daría? Si no lo sabes, pregunta a alguien que se preocupa por ti.

Se amable con los demás

El cotilleo es una técnica que hemos evolucionado para sentirnos mejor acerca de nosotros mismos, por lo que es lógico pensar que si ya nos sentimos bien con nosotros mismos, no sentiremos la necesidad de hablar mal o ser cruel con los demás. Como dice el refrán, “las personas heridas hacen daño a la gente”; cuando estás en un buen lugar contigo mismo, quieres lo mejor para los demás de igual manera.

Consejo de amor propio: Ponte en el lugar de los demás. Evalúa los sentimientos detrás del los sentimiento de dolor/angustia/enfado que quieres compartir, ya que es probable que algunos problemas personales sin resolver estén justamente ahí.

Acepta tus defectos

Probablemente el consejo más difícil de todos. Cuando estás en un buen lugar, estás en paz contigo mismo y con tus expectativas. En lugar de mirarte al espejo y criticar tu rostro y tu cuerpo, eres capaz de sentir compasión por cosas que no están al 100% dentro de tu control, y debes empezar a practicar a quererte un poco más cada día por como eres. Todas las personas nos hacemos mayores, nos salen más arrugas y más canas, comemos más cuando sentimos ansiedad…  Las personas sanas siguen mejorando desde un lugar de amor propio y no se odian a sí mismas (por ejemplo, “quiero ser mejor” o “necesito ser mejor”).

Consejo de amor propio: Haz una lista de tus defectos. Saca todo lo que puedas. A continuación, evalúa cada uno como si estuvieras mirando una lista que ha sido enviada por un ser querido sobre ti mismo. Por ejemplo, “Soy gorda” y respondes como lo harías a un amigo, esto es: “Eres guapa y querida por la manera en que eres, tu peso no tiene ningún efecto en cómo yo o alguien que te quiere se siente por ti. ¿Cómo te sientes después de haber acabado con la lista?

 

*Articulo original
Anuncios

Escrito por

Trabajo personalizado, adaptado no solo a la persona, sino también a la situación, al problema y al momento concreto. Los tratamientos se realizan a través de un enfoque multidisciplinar contando con las terapias más avanzadas de la Psicología Transpersonal y Humanista, e incorporando metodologías y prácticas que conjugan un profundo respeto y reconocimiento a la persona, la consciencia de las interrelaciones universales y una eleveda eficacia en la resolución de los problemas personales y de relación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s